El desastre tardío

María Romero Viveros

Consultora de promoción de la salud pública en Oxfam México

La noche del 7 de septiembre de 2017 estaba en Xalapa, Veracruz, lugar donde se sintió el temblor pero no tuvo consecuencias mayores. Vi las noticias y supe que la mayor afectación fue en Oaxaca, sin embargo, viví meses alejada de la destrucción ocurrida en el Istmo de Tehuantepec.

Cuando inicié mi trabajo en la emergencia, sabía un poco del Istmo de Tehuantepec por mis clases en la escuela y por la cercanía con el estado de Veracruz, de donde soy originaria; conocía algunos nombres de municipios como Juchitán, Salina Cruz y Tehuantepec, pero honestamente, no tenía ni idea de las dimensiones de la región y mucho menos de que fuera tan calurosa. Así que llegué, me instalé en Salina Cruz y empecé a conocerla.

Fue hasta ese momento cuando el desastre llegó a mi vida; habían pasado 6 meses y las calles seguían llenas de escombro, la gente continuaba preguntando sobre la respuesta del gobierno para la reconstrucción. En las escuelas, que es donde realizo la mayor parte de mi trabajo, no se había hecho nada; niños y niñas asistían a clases en aulas improvisadas con palma y plástico, en carpas instaladas dentro del terreno de la escuela o en algún espacio prestado o rentado, y en otros casos, no se sabía a dónde acudían a clases.

Mi trabajo inició en ocho escuelas distribuidas en seis municipios: Santa María Huamelula, Santiago Astata, Salina Cruz, San Mateo, San Pedro Comitancillo y Santiago Niltepec, todas completamente diferentes, algunas en la costa, otras cercanas a la refinería, algunas otras cercanas a la región de “La Ventosa”.

El regreso a clases fue promovido por los comités de padres y madres de familia, quienes a través del tequio (trabajo colectivo que realizan habitantes en beneficio de su comunidad) construyeron las aulas temporales o adecuaron los espacios para que las carpas se instalaran. Sin embargo, en la mayoría de los casos estos lugares no son los adecuados para que niñas y niños tomen clases, son espacios muy reducidos, sin ventilación e iluminación adecuada y lo más crítico son las temperaturas que se alcanzan dentro las mismas, más de 35°. Por tal motivo, en algunas escuelas los horarios escolares se modificaron y la hora de entrada y salida se recorrieron para evitar la exposición a altas temperaturas.

El idioma fue una barrera a la que nos enfrentamos; en San Mateo del mar se habla huave, y aunque hay quienes entienden y hablan español, las reuniones importantes se llevan a cabo en su idioma, por lo que siempre es necesario contar con alguien que haga la traducción.

El cambio al horario de verano descontroló al equipo, pues en la mayoría de las comunidades el horario no cambia; es “el horario de la resistencia”, como nos dijo alguna vez una vez el maestro Héctor de la primaria de Santiago Astata. Esto provocó que varias veces llegáramos una hora antes porque no nos quedaba claro cuándo llegar a trabajar. Ahora ya sabes que eso es algo que siempre se debe preguntar.

Esto es sólo un poco de las diversas situaciones a las que nos hemos enfrentado quienes estamos en el Istmo, y a 1 año del terremoto el avance en la reconstrucción no se nota, es difícil decirlo, pero casi todo sigue igual. Sin embargo, la actitud y la fortaleza de la gente en Oaxaca no ha permitido que el desastre se normalice, pues se siguen buscando apoyos para que escuelas y viviendas se reconstruyan. Aún queda mucho trabajo por hacer y mientras estas personas continúen tratando de levantar a sus comunidades, reitero que debo estar a su altura y seguir trabajando para que esos esfuerzos se vean reflejados en sus localidades.

Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad del autor o autora y no necesariamente reflejan la postura oficial de Oxfam México

SOBRE QUIEN ESCRIBE

PASA LA VOZ

Dona hoy. Tu apoyo salva vidas.

RECOMENDADO PARA TI

Oxfam México en CLACSO 2022

by | Jun 3, 2022 | Historias,HistoriasI | 0 Comments

  Del 7 al 10 de junio de 2022 tendrá lugar la 9ª Conferencia Latinoamericana y Caribeña de Ciencias Sociales en las instalaciones de la Universidad Nacional...

dia agua

La importancia de cuidar el agua

by | Feb 7, 2022 | Historias | 0 Comments

El Día Mundial del Agua fue propuesto en 1992 durante una conferencia de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y el Desarrollo y se celebró por primera vez el 22...

Una economía más justa después de la pandemia no se va a construir sola

by | Ene 1, 2022 | Historias | 0 Comments

En medio de la contingencia causada por el coronavirus, no han faltado las voces que, desde un pensamiento mágico, vaticinan que el COVID-19 provocará la muerte del...

Así es como mujeres rurales enfrentan la epidemia de Covid-19

by | Ene 1, 2022 | Historias | 0 Comments

A casi dos meses del inicio de la contingencia por el virus COVID-19, la pandemia está evidenciando las muchas desigualdades que vivimos. Los impactos diferenciados se...

Guía para sobrevivir en la #NuevaNormalidad

by | Ene 1, 2022 | Historias | 0 Comments

Heredé el viejo hábito de mi abuelo de ver el noticiero antes de dormir. La periodista Denise Maerker entrevista a Hugo López Gatell. Doctor, las personas nos preguntan...

Temporada de huracanes y COVID-19

by | Ene 1, 2022 | Historias | 0 Comments

Este es un buen momento para recordar que en México vivimos constantes riesgos: inició la temporada de huracanes. Como cada año, se pronostican varios eventos...

Header-Genérico

Emergencia: inundaciones en la Península de Yucatán

by | Jul 1, 2020 | Historias | 0 Comments

Comunidades en vulnerabilidad previamente azotadas por el Covid19 sufrieron inundaciones provocadas por las tormentas Amanda y Cristóbal.Se calcula que este año, las...

Historia_desastres y COVID

Temporada de huracanes y COVID-19

by | May 20, 2020 | Historias | 0 Comments

  Este es un buen momento para recordar que en México vivimos constantes riesgos: inició la temporada de huracanes. Como cada año, se pronostican varios eventos...

SOMOS OXFAM MX


LAIGUALDAD ES EL FUTURO